¡PLOP!

El ¡PLOP! que sirve de remate a la mayoría de los chistes de Condorito es uno de los contenidos de este cómic más reconocidos por sus lectores. Se ha popularizado tanto que es común escuchar a alguien diciendo que “quedó” o “hizo” ¡PLOP! al presenciar algo que le pareció bastante sorprendente o ridículo.

Un ¡PLOP! silencioso.

Este final, con uno o más personajes yéndose de espalda, es un recurso cómico muy antiguo en las aventuras de Condorito y sus amigos. Pero en varios de los primerísimos chistes no había un ¡PLOP! y no pocos chistes terminaban simplemente con un personaje con rostro de sorpresa, enojo o risita forzada.

¡Plop!

Exigencia final.

También en algunos chistes aparecían los pies de alguien cayendo hacia atrás, pero sin este particular “sonido” que acompaña la  caída. Últimamente, se busca que ojalá todos los chistes terminen con un sonoro ¡PLOP! Cualquier personaje puede hacer saltar a los demás, solo basta que sea un disparate lo que diga o haga.

Sin embargo, no siempre es posible incluirlo, pues el contenido de algunos chistes y especialmente su remate no son compatibles con un personaje saltando sorprendido.

¡Plop!

Una viñeta, ningún ¡PLOP!

Entre los finales alternativos más recurrentes está la exclamación “¡Exijo una explicación!” que es tan antigua como el mismísimo ¡PLOP!  Pero a diferencia de este último recurso, la  exigencia de una explicación siempre sale de la boca de Condorito, después de ser maltratado por alguna metida de pata. Es decir, el plumífero no se ha dado cuenta de su desatino y pide le expliquen la, a menudo, brusca reacción de su interlocutor.

Cabe destacar que en los chistes que contienen solo una viñeta o cuadro nunca aparece el ¡PLOP! y ahí se recurre a mostrar a los personajes con caras de sorprendidos frente a la situación estrafalaria que constituye el chiste.

LA GRAN CORTE DE CONDORITO

Libro con los notables pobladores de Pelotillehue.

Los personajes que acompañan a Condorito en sus aventuras cómicas son casi cuarenta. Unos aparecen más que otros, algunos son casi tan antiguos como el personaje principal -nacido a fines de la década de 1940- mientras que otros se añadieron en las últimas décadas.

Entre los más recientes están varios hijos de los famosos personajes. Eso sí, los dos niños de mayor antigüedad son sobrinos y no hijos: Coné (pariente de Condorito) y Yuyito (sobrina de Yayita). Genito y Huevito les siguieron, siendo Fonolita, Chacalín, Pepito, Fonolita y Maxito algunos de los niños de más reciente aparición por las calles de Pelotillehue. Por sus nombres se puede deducir quiénes son sus famosos padres.

Bautizo de Coné por el Padre Venancio (1967).

Los personajes femeninos solamente llegan a media docena, siendo Yayita y su mamá Tremebunda los más famosos. La mencionada Yuyito acompaña mucho a Coné en sus iniciativas, mientras que las esposas de Garganta de Lata y Ungenio González son las cónyuges más famosas, aunque por detrás de la mentada doña Treme. Misiá Petita, lavandera, no aparece demasiado, pero es muy antigua.

La suegra potencial.

Hay dos personajes extranjeros: Che Copete, un clásico de Argentina, y Titicaco, el amigo boliviano que empezó a mostrarse por la década de 1970 en las páginas de la revista.

Huevoduro, Cabellos de Ángel, Comegato, Fonola y quien escribe esto (Chuleta) están entre los más clásicos amigos de Condorito, aunque ninguno tiene un estilo de personalidad o rasgos del carácter particulares. A diferencia del muy pesadito Pepe Cortisona, el ultra avaro Máximo Tacaño, el poco listo Ungenio, el cleptómano (amigo de lo ajeno) Chacalito y el dipsómano (sediento) Garganta de Lata. También están el nada amable “suegro” don Cuasimodo y el piadoso Padre Venancio, sin olvidar a otras dos grandes personas: el buen amigo Tomate y el educado y casi formal don Chuma, que apoya a su compadre Condorito desde siempre.

Primeras apariciones del loro atrevido.

Tres mascotas acompañan al personaje principal. El celebérrimo perro Washington, tan antiguo que ya supera por mucho los sesenta años, el hablador, también veterano y a veces irrespetuoso loro Matías y el no tan recurrente caballo Mandíbula, reservado para algunos chistes de ambientación rural.

CONDORITO: VIÑETAS Y CHISTES CLÁSICOS

Una viñeta del primer chiste.

Condorito y sus amigos son personajes muy reconocidos en el continente a través de la enorme colección de chistes publicados desde hace varias décadas.

Pero así como hay personajes clásicos, también existen chistes clásicos de Condorito, aquellos que han sido publicados varias veces en las revistas y libros que recopilan el material antiguo. Entre los más famosos se cuenta el primer chiste, publicado originalmente en la revista “Okey” de agosto de 1949 y reimpreso por primera vez en 1956, cuando ya existían los libros “Condorito”. Como el personaje había evolucionado bastante en su aspecto físico, este chiste (y otros) fueron dibujados nuevamente para las reediciones.

Primer chiste en una versión de los años 50s.

Otro chiste célebre y muy reimpreso es el que presentaba a Coné, el sobrino de Condorito, donde se revelaba graciosamente el origen de su nombre. Esa primera publicación data de 1967.

De manera más particular, se pueden identificar viñetas clásicas de Condorito y sus amigos, dibujos recurrentes, donde por lejos el más reconocido es el cuadro final con alguno de los personajes cayéndose de espalda al sonido del ¡Plop!

Sin embargo hay muchas más viñetas clásicas. De partida, hay otro final para los chistes que por su remate no admiten un ¡Plop!  Por ejemplo, si Condorito es expulsado bruscamente de un lugar no aparece al final yéndose de espalda, sino exclamando “¡Exijo una explicación!”.Lee mas