Garganta de Lata

condorito personajes garganta de lataEn el bar “El Tufo” nos citó Garganta de Lata cuando le dijimos que queríamos hacer una nota sobre su vida para la edición digital de “El Hocicón”. Y allí estaba sentado en un rincón desde dos horas antes de la entrevista, según comentó. “Me gusta este lugar, aquí uno puede bajar lentamente una copita de Tres Tiritones (marca de un elixir local) y ver pasar la vida ajena a través de las ventanas”.

Un aire de nostalgia, quizás una tristeza nunca abiertamente revelada, se perciben tras esas facciones tan reconocibles, y tan nobles a la vez.

Garganta es un pelotillehuense de tomo y lomo ya que sus antepasados estuvieron entre los fundadores del pueblo: “Los de Lata eran originarios de Oporto y llegaron a esta zona a principios del siglo XIX. Mi tatarabuelo abrió una pequeña fábrica de embudos de hojalata para satisfacer la demanda de las viñas de toda la región.”

Su padre, un estricto importador de corchos portugueses, quiso que sus hijos caminaran muy rectos por la vida, aunque Garganta no siempre cumplió tales expectativas.

– A mí me gusta más caminar zigzagueando- exclama Garganta y suelta una carcajada que resuena en “El Tufo”.

Al hablar de su familia, sus ojos se ponen vidriosos. Adora a su esposa y a su pequeño hijo Gargantita, un aventajado estudiante de la Escuela El Peral. De su billetera extrae una foto del pequeño, que es casi una réplica de su famoso padre. Luego otra muy desgastada de su mujer.

– Mi esposa me ha cuidado siempre. Me regaña tupido y parejo, pero sé que nunca me abandonará. ¿Sabe?, nos casamos enamorados y eso no lo puede decir cualquiera.

Garganta de Lata acaba la copita que ha hecho durar más de dos horas. Me observa un par de segundos, baja la mirada y larga una de sus enigmáticas reflexiones:

– Aunque no lo parezca, soy un hombre feliz… feliz por aportar algo de humor a tantas personas que ni conozco.

Compartir:
Comentarios ( 0 )

    Deja un comentario

    Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *