¡PLOP!

El ¡PLOP! que sirve de remate a la mayoría de los chistes de Condorito es uno de los contenidos de este cómic más reconocidos por sus lectores. Se ha popularizado tanto que es común escuchar a alguien diciendo que “quedó” o “hizo” ¡PLOP! al presenciar algo que le pareció bastante sorprendente o ridículo.

Un ¡PLOP! silencioso.

Este final, con uno o más personajes yéndose de espalda, es un recurso cómico muy antiguo en las aventuras de Condorito y sus amigos. Pero en varios de los primerísimos chistes no había un ¡PLOP! y no pocos chistes terminaban simplemente con un personaje con rostro de sorpresa, enojo o risita forzada.

¡Plop!

Exigencia final.

También en algunos chistes aparecían los pies de alguien cayendo hacia atrás, pero sin este particular “sonido” que acompaña la  caída. Últimamente, se busca que ojalá todos los chistes terminen con un sonoro ¡PLOP! Cualquier personaje puede hacer saltar a los demás, solo basta que sea un disparate lo que diga o haga.

Sin embargo, no siempre es posible incluirlo, pues el contenido de algunos chistes y especialmente su remate no son compatibles con un personaje saltando sorprendido.

¡Plop!

Una viñeta, ningún ¡PLOP!

Entre los finales alternativos más recurrentes está la exclamación “¡Exijo una explicación!” que es tan antigua como el mismísimo ¡PLOP!  Pero a diferencia de este último recurso, la  exigencia de una explicación siempre sale de la boca de Condorito, después de ser maltratado por alguna metida de pata. Es decir, el plumífero no se ha dado cuenta de su desatino y pide le expliquen la, a menudo, brusca reacción de su interlocutor.

Cabe destacar que en los chistes que contienen solo una viñeta o cuadro nunca aparece el ¡PLOP! y ahí se recurre a mostrar a los personajes con caras de sorprendidos frente a la situación estrafalaria que constituye el chiste.

Compartir:
Comentarios ( 0 )

    Deja un comentario

    Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *