Cómo es que Disney aparece en la biografía de Condorito

El más mencionado motivo que llevó a la creación del célebre y  perdurable personaje del cómic en español fue el disgusto de su autor, el dibujante René Ríos, con algunas producciones de Disney.

comic condorito

Condorito ha llegado recientemente hasta Norteamérica.

Según cuenta la historia, la gran empresa estadounidense de dibujos animados Walt Disney Productions deambulaba entre la gloria y las complicaciones a principios de la década de 1940. La parte positiva estaba representada por los grandes logros artísticos y económicos que habían significado sus largometrajes “Blancanieves y los siete enanitos” (1937) y “Dumbo” (1941). Mientras que “Pinocho” (1940) y “Fantasía” (1940), también muy celebradas,  no  lograron los ingresos esperados.

La Segunda Guerra Mundial complicó la distribución de algunos de estos filmes en Europa y varios animadores de Disney fueron seleccionados para producir cortos propagandísticos en favor de las fuerzas aliadas. Para peor, en 1941 casi la mitad de los empleados del estudio entraron en huelga por demandas económicas y otros reconocimientos.

Fue aquel mismo año 1941 que el jefe Walt Disney partió de gira por Sudamérica con casi veinte de sus fieles colaboradores, como una especie de misión de “buena voluntad”. El gobierno estadounidense, deseoso de estrechar lazos con el sur del continente,  respaldó el viaje  encabezado por este realizador muy admirado en tantas latitudes

El objetivo de este viaje era producir algunos cortos animados basados en las culturas de los países suramericanos: Perú, Chile, Argentina y Brasil. “Todos estos artistas, dibujantes, escritores y músicos de los Estudios Walt Disney [iban] en busca de nuevos panoramas, nueva música, nuevos bailes y, tal vez, un nuevo compañero para el Pato Donald”, se explica al comienzo de la película resultante.

Se trata de “Saludos amigos”, un filme formado por cuatro segmentos independientes que sumaban poco más de cuarenta minutos. Uno de ellos mostraba el lago Titicaca en las alturas de Perú y Bolivia; otro presentaba a Goofy como un gaucho, personaje típico de Argentina, mientras que en “Aquarela do Brasil” el famoso Pato Donald compartía con su nuevo amigo José Carioca, un loro local.

El segundo segmento se titulaba “Pedro” y consistía en la estrambótica historia de un avioncito menor de edad que se ofrecía a reemplazar momentáneamente a su padre, un avión del servicio postal chileno, quien se encontraba resfriado. La misión del “Niño-plano”, como se le menciona en la película, consistía en ir a buscar el correo a la ciudad argentina de Mendoza, labor que implicaba superar las altas cumbres de los Andes.

Saludos Amigos, Pedro. Walt Disney

Fotograma de “Saludos amigos”, donde el avión Pedro casi choca con un cóndor.

El engendro de los dibujantes y escritores de Walt Disney se presenta en el filme como “un avioncito con una personalidad muy cinematográfica y no pocas mañas”. Hamilton Luske, jefe del departamento de animación fue el director de la historia, producto de la imaginación de Joe Grant y Dick Huemer. Lo importante es que en los más de diez minutos del segmento, el mañoso Pedro cumple su misión, pese a los serios riesgos que enfrentó por las condiciones climáticas en medio de las montañas.

Disney conoce al creador de Condorito

Durante su permanencia en Chile, Disney visitó las oficinas de “Topaze”, una exitosa revista de humor político que acababa de cumplir diez años de publicación y donde trabajaban varios dibujantes destacados del país. Entre ellos estaba René Ríos, que firmaba como Pepo. Varios de estos ilustradores improvisaron rápidos retratos del gran visitante norteamericano, el cual escribió medio en broma unos comentarios no muy positivos sobre los dibujos. “Con las disculpas para Jack Holt”, anotó sobre el dibujo de Pepo, ya que Disney consideró que el retrato se parecía más al rostro de este actor que al suyo. Quizás allí nadie más sabía quién era Jack Holt.

De acuerdo a declaraciones de Pepo, a él no le cayó en gracia la forma en que se representó a Chile en “Saludos amigos”. A diferencia de lo que se vio en los otros tres segmentos que formaban la película, en los cuales personajes animados se mezclaban con filmaciones de personas y costumbres reales de los países visitados, la historia del avioncito Pedro solo tenía a este y sus padres como personajes exclusivos.

Entonces, según la historia varias veces contada, René Ríos pensó en crear un personaje que representara realmente a Chile, como José Carioca, el loro de Río de Janeiro.

Si se tiene en mente basarse en un pájaro representativo, parece obvio que salte a la vista la figura del cóndor, ave emblemática que adorna el escudo de Chile y  vuela majestuosamente por tantos miles de kilómetros de la gran cordillera andina. De tales ímpetus creativos surgiría en escena Condorito, el personaje de cómic más importante de habla hispana, por difusión y persistencia.

Pero Condorito no era para películas animadas, sino para el creciente mundo editorial chileno de las revistas de chistes y cómics. Su primera aparición en público ocurrió el 6 de agosto de 1949 en la recién creada publicación “Okay”, que incluyó un chiste de Condorito entre sus historietas extranjeras.

Considerando la fecha de estreno de “Saludos amigos” en Chile (septiembre de  1942, un año después de la visita de Walt Disney) y la fecha de aparición de Condorito (casi siete años después), podría aceptarse alguna duda sobre  la real influencia de aquella película en la génesis del cóndor humanizado. ¿Fue  tan persistente el desprecio de Pepo hacia  el avioncito Pedro que no se tranquilizó hasta tomar el lápiz para producir un personaje “digno” tantos años después?

Quizás tuvo mayor influencia en el impulso creativo de Pepo -producto de un supuesto despecho del dibujante- la siguiente película de animación de los estudios Disney, también ambientada en Latinoamérica y con las mismas intenciones de estrechar lazos americanos: “Los tres caballeros”. Aparte de salir a la luz en una fecha algo más cercana al nacimiento de Condorito ( 1945, y en fechas posteriores en otros países), la inclusión de Chile en esta obra resultó muchísimo más intrascendente.

Es durante la expedición que emprende desde la Antártida hacia el norte un pingüino friolento lo que permite la fugaz mención  de la isla chilena de Juan Fernández, “donde dicen que vivió Robinson Crusoe” y el balneario de Viña del Mar. Por el contrario, en “Los tres caballeros” hay abundantes pasajes de animación y filmación con personajes típicos, lugares famosos, bailes y canciones de Argentina, Brasil y México; incluso el brasileño loro José Carioca y el mexicano gallo Pepe Pistoles son los que se unen al Pato Donald para formar ese trío de caballeros que da título al filme.

Si realmente Disney influyó en el surgimiento del célebre personaje chileno Condorito quizás fue por la doble “falta” de aquellos dos filmes, vistos desde la hipotética perspectiva de un dibujante patriota: la actuación de un avioncito nada autóctono- aunque llevara el nombre del Presidente de la República, Pedro Aguirre Cerda- en “Saludos amigos” y la casi nula presencia de Chile en “Los tres caballeros”.

Los primeros libros de Condorito en la reedición de Origo Ediciones.

Cóndores como caricaturas

Pese a las propias declaraciones de “Pepo” y otros sobre la génesis del divertido Condorito,  también aparecen más opciones, no para eliminar la influencia de las producciones de Disney, sino para unir fuerzas con ellas o, incluso, ampliar el posible influjo. Desde luego, en “Saludos amigos” es precisamente un cóndor la gran ave con que se encuentra y casi colisiona el avioncito Pedro durante su hasta entonces tranquila travesía sobre los Andes, de regreso a Chile. Buscando seguir el arriesgado vuelo del cóndor, el pequeño aeroplano se mete por estrechos pasajes cordilleranos y se enfrenta a una tormenta tan feroz que por muy poco no acaba con él.

Hay más antecedentes relacionados con la enorme ave andina y su uso en el dibujo cómico. Y vuelve a aparecer de refilón el famoso nombre de Walt Disney. Se cuenta que durante aquella visita a Chile en septiembre de 1941, el estadounidense fue invitado a conocer la producción de una de las primeras películas chilena de dibujos animados, titulada “15 mil dibujos”. La cinta fue estrenada en 1942 y tenía como uno de sus personajes principales a Copuchita, un cóndor antropomorfo que buscaba representar al humilde y sufrido hombre del pueblo, conocido como “el roto” en la galería de personalidades urbanas típicas de Chile. Un auténtico pre-Condorito.

Aunque se dice que Disney celebró técnicamente la precaria producción (quizás por el esfuerzo que esto significaba), lo cierto es que “15 mil dibujos” no logró ningún éxito en el país y pronto fue olvidada. Por ahí pueden verse algunos pocos segundos rescatados de lo que fue este largometraje pionero. Y así como Copuchita y compañía casi desaparecieron –materialmente y en el recuerdo-, “Saludos amigos” y su segmento “Pedro” nunca aparecerán en el primer plano de las más notables creaciones de los Estudios Disney.

Condorito, el personaje supuestamente derivado de alguna o algunas de las cintas aquí mencionadas sigue en buen pie. Y ahora con su propio  largometraje, “Condorito, la película”, estrenado a nivel continental entre 2017 y 2018.


 

Compartir:
Comentarios ( 0 )

    Deja un comentario

    Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *